Cómo alimentar nuestro espíritu

No es lo que comemos lo que nos enferma, sino lo que pensamos. La alimentación siempre tiene que ayudarnos a sutilizar el cuerpo cada vez más.

La tarea de construir amor

Desde un estado de pureza, en cual­quier situación, sea en la familia, en la pareja, con una amistad, donde quiera que sea, con pureza ese amor debe expresarse.